Negociaciones salariales: Un gremio logró activar la cláusula gatillo y rompe el plan del Gobierno

Se acordó en el Ministerio de Trabajo la actualización del convenio salarial de los mercantiles, que había cerrado originalmente en 20%. También están en negociaciones el gremio bancario, UPCN y UOCRA.

Las cámaras del comercio y el gremio de los mercantiles acordaron activar la cláusula gatillo establecida en el último convenio paritario y por la cual las partes se comprometían a “establecer ajustes incrementales” si la inflación superaba un determinado nivel. De esta manera, el sueldo de 1,2 millón de trabajadores mercantiles, el convenio más numeroso del movimiento obrero, aumentará 6% en forma adicional al 20% firmado originalmente, en tres cuotas de 2%, en los meses de enero, febrero y marzo.

Se trata del primer acuerdo en el que se acuerda el pago de la cláusula gatillo: también están en negociaciones el gremio bancario, UPCN y UOCRA, que quedaron retrasadas respecto de una inflación que se estima en 24%.

El acuerdo paritario de comercio alcanzará ahora el 26% entre abril de 2017 y marzo de 2018, según negociaron ayer al mediodía en el Ministerio de Trabajo la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y el sindicato de Comercio.

“La suba total da 26%, es remunerativo y se aplica sobre los básicos de convenio, que se renegociarán en abril en la nueva paritaria”, confirmó el secretario general del sindicato, Armando Cavalieri, según consignó El Cronista.

Aunque el sindicato comunicó formalmente el acuerdo, para las cámaras empresarias formalmente faltaría la firma del convenio, que podría hacerse la semana que viene. Además, dijeron que el acuerdo aún debe ser puesto a consideración y aprobado por las respectivas comisiones directivas.

El aumento salarial firmado en marzo de 2017 era de 20% y, tras el nuevo acuerdo, se ajustará un 6% más en tres veces: 2% enero, 2% febrero y 2% marzo. El nuevo piso salarial del convenio se elevará a $ 20.050.

El convenio original contemplaba un aumento del 10% sobre el salario no remunerativo para el período de abril a junio que se hizo remunerativo en julio, y un 10% no remunerativo desde julio en adelante que se hizo remunerativo en noviembre. E incluía una cláusula (tercera) gatillo pero sin porcentaje concreto, que preveía que las partes “asumen el compromiso de reunirse” en octubre de 2017 o enero de 2018 “a fin de analizar las posibles variaciones económicas acaecidas desde la vigencia del presente Acuerdo Paritario que podrían haber afectado a las escalas acordadas, y para el caso de resultar esto necesario establecer ajustes incrementales sobre ellas”.

Cavalieri se había acercado en noviembre pasado a las cámaras para solicitar un aumento del 10%. Para las empresas, el pedido era un porcentaje “irreal” porque las ventas habían caído 1,5% y porque consideraban que la inflación no había superado la paritaria. Pero se había evaluado la posibilidad de que se aplicara una suma fija fuera de convenio.

Poco más de un mes más tarde, se acordó un aumento del 2% mensual, no acumulativo, sobre el salario de abril de 2017.

Más cláusulas gatillo
Otros tres gremios están negociando activar la cláusula gatillo, que se firmaron en diferentes versiones. Son los que quedaron con las actualizaciones más retrasadas respecto de la inflación de 2017, que el Indec divulgará este jueves.

En el caso de los Bancarios, la fórmula es automática se activa sobre el diferencial de inflación respecto del aumento del 19,5%, es decir, 4,5%. El convenio venció el 31 de diciembre y hoy las partes están negociando cómo abonar el retroactivo a enero de 2017 (porque el aumento fue en un solo porcentaje de enero a diciembre) y la paritaria de 2018.

Esta negociación es relevante porque es la que se toma de referencia para el resto de los privados. Los otros dos gremios son UPCN, que había firmado por el 20% y comenzó a negociar la actualización a fines de diciembre, y UOCRA, que se está sentando estos días tras haber acordado por el 22%.

Estas negociaciones se enmarcan en la decisión de los gremios de sentarse a la nueva ronda de paritarias con un piso de reclamo del 20% y con cláusula gatillo, ante la aceleración del nivel de precios durante diciembre sumada a la revisión al alza de la meta inflacionaria. Se trata de una postura contraria a la del Gobierno, que pidió la colaboración de todos los sectores y propuso un “aumento guía” del 15% y sin gatillo.


About the author  ⁄ sauce

Comments are closed.