Médicos comunitarios llevan tres meses sin cobrar: Nación no envía los fondos desde enero

Casi 300 profesionales del programa nacional denunciaron a NOTICIAUNO que la situación “ya es insostenible”. La coordinadora del programa en la Provincia, Norma Hernández, apuntó que “Nación no envía el dinero para pagar desde enero” y explicó que una “nueva disposición nacional” obligó a reducir varias becas y retrasó aún más el pago.

Profesionales de distintas áreas de la Salud que trabajan en el marco del Programa Nacional de Equipos Comunitarios (PEC), denunciaron a NOTICIAUNO que no cobran sus salarios desde el mes de enero y que la situación “ya es insostenible” para la mayoría de los becarios. Ante la consulta de este medio, la coordinadora provincial del programa, Norma Hernández, dijo que “efectivamente hay un atraso en el pago de los honorarios del personal que depende del Programa nacional” y apuntó que “Nación no ha remitido el dinero para pagar desde enero a la fecha”, a la vez que señaló las dificultades que enfrenta el programa desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, la más reciente una “nueva disposición nacional” que obligó a reducir la beca de varios profesionales y a “hacer todo un reacomodamiento” que generó importantes demoras en los trámites.

 

El programa financiado con fondos nacionales e implementado en 2004 (Médicos Comunitarios) para formar profesionales a través de una beca de posgrado -para fortalecer los recursos humanos destinados a la Atención Primaria de la Salud- sufrió varios cambios desde 2016. Entre ellos, la imposición de una serie de limitaciones que generaron reducción de las becas y hasta el recorte del 38 por ciento de los fondos asignados a su financiamiento, parte del cual estará a cargo de la Provincia desde este año.

En 2016, por resolución Nº 1653 del Ministerio de Salud de la Nación el plan de Médicos Comunitarios fue reemplazado por el Programa de Equipos Comunitarios (PEC). A partir de allí la Nación hizo una serie de modificaciones: desde cambios en la estructura de gestión –cambiaron cinco veces en un año las personas responsables de la implementación del programa a nivel nacional- hasta un importante recorte presupuestario que se produjo a fin del año pasado y que se tradujo en la alteración de los convenios marco que firmaban las provincias, encargadas de cogestionar el programa, y que en algunos distritos ocasionó hasta la suspensión y despido del personal comprendido en el sistema.

En Entre Ríos, donde el programa continúa, la reiterada falta de pago y las condiciones de precarización laboral afectan hoy a unos 300 trabajadores que se desempeñan en centros de Salud provinciales -y municipales- en las zonas de mayor vulnerabilidad social, entre los que hay licenciados en obstetricia, enfermeros, trabajadores sociales, psicopedagogos, kinesiólogos, nutricionistas, psicólogos y médicos de diversas especialidades.

Según denunciaron a NOTICIAUNO“ninguno de los becarios cobra su sueldo desde hace tres meses y la situación económica y de incertidumbre, ya es insostenible”.

Contaron que “las falencias comenzaron en 2016” cuando también estuvieron “varios meses sin cobrar sus becas”.

En efecto, a partir de 2016 hubo cambios en la estructura de gestión –con períodos en los que el programa estuvo acéfalo-, y hasta un importante retraso en el envío de fondos a las provincias encargadas de cogestionar el programa, causado por sucesivas modificaciones en los convenios marco.

En 2017 “vimos que la situación se agravó porque muchas provincias cortaron de un momento a otro el programa” y “en las que continuaron implementándolo, como Entre Ríos, firmaron un convenio marco con Nación que regía hasta el año 2021”, relataron los profesionales.

“El año pasado nos hicieron firmar un nuevo contrato que rige hasta fin de 2018 y, si bien las condiciones de trabajo siguieron siendo precarias porque seguimos siendo monotributistas, por lo menos teníamos la certeza de que no íbamos a perder la beca, pero resulta que desde diciembre no la cobramos”.

Desde enero de este año el Ministerio de Salud de la Nación se desentendió de parte del financiamiento del programa y paralelamente impuso una serie de exigencias a las provincias que, además de implicar en la práctica un recorte de la beca, generaron una engorrosa tramitación que complicó más las cosas.

“Con estas situaciones de atraso en los pagos, algunos profesionales renunciaron, y la sensación que tenemos  es que están buscando más bajas, que uno renuncie”, dijo uno de los contratados a este medio.

“A muchos, que tienen como único empleo esta beca, se les hace muy difícil trabajar sin cobrar. A los gastos de movilidad se suman otros costos fijos ocasionados por la misma beca, como por ejemplo el monotributo, los honorarios de un contador y la matrícula del Colegio Profesional al que cada uno pertenezca”.

“Estamos sacando de nuestro bolsillo para poder ir a trabajar y cumplir”, enfatizaron, y agregaron que “nos dicen que los fondos nacionales ya fueron depositados y que el atraso es responsabilidad de la Provincia”.

NOTICIAUNO consultó a la Directora General de Primer Nivel de Atención del Ministerio de Salud provincial, Norma Hernández, coordinadora del programa en Entre Ríos.

La funcionaria rechazó de plano cualquier retraso de la Provincia, aclaró que a la fecha la Nación no transfirió los fondos del programa y dijo que el atraso fue generado “por los cambios que Nación imponía en el convenio marco” que obligó a reducir la beca de varios profesionales y a “hacer todo un reacomodamiento” de los listados del personal que ya estaban aprobados.

En ese marco, la funcionaria explicó que “efectivamente hay un atraso en el pago de los honorarios del personal que depende del Programa nacional” y apuntó que “el retraso se genera por dos circunstancias” que no dependen de la Provincia.

 “Por un lado -dijo- Nación no ha remitido todavía el dinero para pagar. No ha habido ingresos de fondos nacionales en la cuenta del Programa de Equipos Comunitarios desde enero a la fecha”, precisó Hernández.

Luego explicó que “una nueva disposición nacional” estableció que a partir de este año las provincias debían reducir la beca de “aquellos profesionales que tenían otra relación contractual con la Nación, Provincia o Municipios”. Ese personal “debía obligatoriamente pasar a media beca”, por lo que hubo que “revisar todo el listado de 296 becarios” que ya estaba confeccionado y listo para ser aprobado por la Nación.

Para varios profesionales que ante la insuficiencia de la beca nacional (alrededor de 12 mil pesos mensuales) tenían dos empleos para mejorar sus ingresos (en un centro de salud y en un hospital, por ejemplo) la restricción implicó que perdieran la mitad de la beca nacional.

Para la Provincia, significó “tener que hacer un cruzamiento de datos, que comenzó a fin del año pasado”, tener “evaluar nuevamente cada una de las situaciones” e informar la nueva disposición a cada uno de los casi 300 profesionales, para que “aquellos que tenían un cargo de planta permanente, o suplencia extraordinaria, o cualquier relación contractual con estabilidad en el tiempo pasaran a media beca”.

Para eso fue necesario pedir a cada profesional una declaración jurada “para que presentaran si tenían algún cargo en otro estamento” ya que “era imposible desde el Ministerio hacer entrecruzamiento con municipios o con Nación” como se exigió.

“Con toda esa información se elaboró un nuevo listado que debió ser aprobado nuevamente por la Nación”, explicó Hernández, quien recordó que “entre el 8 y el 23 de febrero se les envió a cada uno de los comunitarios a su mail la forma de convenio personalizada, con un instructivo de la documentación que debían adjuntar para remitirlo al Ministerio de Salud”.

El engorroso proceso se demoró aún más por la fecha en la que debió ponerse en marcha y porque los convenios no pueden remitirse a la Nación individualmente. “Hubo gente que tardó en presentar los papeles, o que estaba de vacaciones o que tenía inconvenientes con su matrícula y tuvo que hacer otro trámite aparte”. Y la Provincia debe remitir a la Nación “todo el listado con toda la documentación de los 296 contratados”, explicó la coordinadora provincial del programa.

Aunque apuntó que “igualmente, si los profesionales hubiesen remitido en tiempo toda la documentación, el dinero no ha sido depositado aún por la Nación”.

“Lo único que tenemos (depositado) es un remanente que también para utilizarlo necesitábamos una autorización de Nación que empezamos a pedirla en el mes de enero”, y recién llegó en marzo, añadió. Recién en esa fecha “nosotros pudimos iniciar el expediente para que la provincia nos autorice al uso de ese remanente y eso está en trámite aún”, señaló.

“Cuando ese trámite esté aprobado, nosotros inmediatamente vamos a pagar pero nos va a alcanzar solamente para un mes”, alertó y reiteró que “si Nación sigue sin mandar el dinero vamos a seguir con las dificultades para poder pagar en tiempo cada uno de los contratos”.

Hernández planteó asimismo que “desde el año pasado ha habido bastantes problemas en la gestión del programa en Nación, con cambios de por lo menos cinco gestiones distintas de personas a cargo del programa y eso seguramente atrasó la remisión de esa autorización que llegó a mediados de marzo”.

Al ser consultada sobre una fecha estimativa de pago de las becas, la funcionaria sinceró la situación: “Yo también le hago la misma pregunta a Nación y Nación no me puede dar la respuesta”, disparó.

Aseguró que “a fin de mes ya va a estar la resolución del ministerio y esperamos aunque sea poder disponer del remanente aprobado para el pago de un mes”.

“Pero para el resto, necesitamos que Nación haga el depósito correspondiente a los tres meses ya pasados”, recalcó.

“El trámite para liberar los fondos también lo está gestionando Nación, y no me dan una precisión, la verdad que nunca la he logrado”, reprochó.

“Cada vez que pregunto (por el trámite) me dicen que está un poquito más adelante pero no me dan una fecha cierta de transferencia. Ojalá lo hicieran, para nosotros las cosas serían también mas previsibles”, comentó.

 

La situación de los contratados

Los becarios que se desempeñan en el marco del Programa Equipos Comunitarios en centros de salud provinciales y municipales, actualmente lo hacen bajo la modalidad de contrato de obra con la Provincia, lo que les impide tener aportes previsionales, ART y estabilidad laboral.

Consultada por NOTICIAUNO sobre la precarización que esa situación implica, Hernández expresó que “esta es una situación en la cual tenemos que ir buscando las mejores opciones posibles para cada caso”, y remarcó que “hay decisiones de Nación respecto al Programa” que la Provincia “no puede asumir”.

En ese marco detalló que “en algunos casos (el contrato de obra) es la única forma posible de vinculación”, por ejemplo “para aquellos que ya tienen una relación de empleo en el Estado que tendrían incompatibilidad para desempeñarse en dos cargos”. “No tenemos manera de sostenerlos como personal de la provincia, la única forma es un contrato de obra porque existe incompatibilidad para tener dos cargos en la provincia”, reiteró.

En otros casos “han ingresado a la planta del Estado y la provincia los pudo absorber porque han ganado concursos”, ejemplificó.

Los que tienen otro cargo (una suplencia por ejemplo) sufrieron la reducción de la beca a partir de la nueva disposición nacional que impide cobrar la totalidad en esos casos.

En otras situaciones “la provincia ha visto si podía aumentar su dedicación a una dedicación exclusiva, pero para eso la persona tiene que tener bloqueo de matrícula y eso genera la imposibilidad de trabajar en la parte privada. Es la única forma de que puedan recibir un sueldo mayor sin estar en incompatibilidad”, dijo.

Para muchos otros, “el contrato de obra sigue siendo la única forma posible porque no tenemos la cantidad de cargos necesarios para incorporarlos a la planta del Estado”. Sobre esos casos, recordó que “la idea del Ministerio era ir viendo la posibilidad de la incorporación paulatina de este personal dentro de la propia planta del Ministerio. Trataremos de ver como los podemos ir absorbiendo con algunos cargos existentes de personas que se vayan jubilando, porque además -recordó- tenemos la limitante que surge del Pacto Fiscal firmado con la Nación, que establece que no se puede incorporar más personal a la planta del Estado provincial”.

En ese sentido trajo a colación lo que sucedió con “40 personas que finalizaban su beca de formación con Nación el 31 de marzo” y que “no estaban incluidas en este convenio marco porque ingresaron al programa por un convenio anterior”.

Para resguardar las fuentes laborales “la Provincia propuso a la Nación que nos permitiera que estas 40 personas se incluyeran en el nuevo convenio”, contó, y remarcó que “de no haber sido así, esas personas no tendrían ningún contrato porque habrían caído las becas por el cambio de las características del programa que se dio con la asunción del gobierno nacional”.

“La Provincia, con ese grupo de personas que estaban al medio del río al momento de firmar el convenio marco los rescató y hoy los tiene incluidos dentro del programa también”, dijo.

“Es un esfuerzo que hay que resaltar de la Provincia, porque Nación no lo propuso”, y se trata de casi el 20 por ciento del total de becarios.

“De hecho, los que ingresaron después del cambio de gobierno sólo ingresan para una beca de formación de posgrado, el cual -alertó- tampoco se inició, porque a la fecha debieran estar terminando el primer año de formación que ni siquiera lo han iniciado”, dijo y acotó que “el año pasado no hubo ninguna actividad académica” en el marco del Programa.

 

Financiamiento provincial

Hernández anunció que “desde este año, la provincia debe asumir el financiamiento del 20 por ciento del programa” que antes se financiaba con fondos exclusivamente nacionales. Ese porcentaje “se incrementará cada año hasta hacerse cargo del total de la inversión en 2021”.

Este año, ese 20% representa para la Provincia la suma de 7.102.500 pesos. 

En tal sentido dijo que a partir de ese cambio debieron incorporar parte del programa nacional “al presupuesto 2018 y la provincia debió reasignar partidas para hacerse cargo del programa”.

Hernández hizo hincapié en que “muchos de los becarios están trabajando en centros de salud municipales, no obstante lo cual el esfuerzo de la absorción del gasto lo va a hacer la provincia, no el municipio”.

“La provincia no tiene problemas al respecto, va a hacer el esfuerzo porque la salud es una sola, pero la posibilidad de absorber el personal va a ser la que la provincia pueda asumir”, advirtió.

La funcionaria contó además que “la Nación manda el convenio marco sin posibilidad de discusión, lo manda cuando ya estaba de hecho en vigencia, porque la gente había seguido trabajando. Entonces no tenemos mucha más opción que aceptar lo que están planteando. Hubiese sido mejor poder discutirlo, pero esas son las reglas de juego actualmente”, lamentó.

Finalmente, la encargada del PEC dijo que “el pago de enero a la fecha no está en duda” aunque los becarios “van a recibir probablemente todo en un pago o dependiendo del dinero que mande Nación”.

“Cuando el programa esté íntegramente a cargo de la provincia, la aprobación de los contratos ya no va a llevar tanto tiempo porque el convenio marco está aprobado desde el año pasado, entonces solo vamos a necesitar una resolución ministerial”, finalizó.

Fuente: Noticiauno


About the author  ⁄ sauce

Comments are closed.