Con la sangre en el ojo: Varisco da el portazo del radicalismo y arma su propio sello partidario, “Proyecto Paraná”

El intendente de la capital entrerriana y su sector van por fuera de la UCR y competirán con un partido vecinal que preside su madre y tiene como apoderado a Rolandelli

 El megaescándalo judicial “Variscogate” sigue dando coletazos en el ámbito político e institucional que ha dejado a más de uno del sector del intendente con la sangre en el ojo.

Varisco ya prepara su éxodo del radicalismo armando su propio sello partidario para competir en el 2019, mientras espera las definiciones judiciales y un futuro juicio oral y público también para dicho período.

En la jornada de este lunes fue muy fuerte la información del pedido de renuncia del concejal Pablo Hernández por parte de su par Carlos González en una visita que realizó el pasado jueves a la Unidad Penal donde aquel se encuentra alojado desde que el juez federal lo imputó por narcotráfico.

Esa información motivó las aclaraciones por parte del edil González, quien se comunicó con este Portal para manifestar que no le pidió la renuncia a Hernández, sino que simplemente le fue a preguntar qué pensaba hacer con su banca en el Concejo Deliberante.

La respuesta de Hernández fue contundente: “no voy a renunciar ni en pedo”, es más, parece que el edil avisó “no vengan más si es para pedirme la renuncia”.

El poder legislativo de la ciudad atraviesa una situación bastante complicada ya que en la actualidad, la bancada mayoritaria quedó en minoría con la detención de Hernández y la licencia del edil Emanuel Gainza, también imputado en la causa.

Recordemos que en marzo, en oportunidad de la elección de las autoridades del Concejo, luego de varias discusiones muy fuertes y un escándalo en la sesión, la designación por mayoría del edil Gainza en la vicepresidencia primera motivó el alejamiento del bloque de los concejales Santiago Gaitán y Elsa Salazar de Ermácora, esta última con pretensiones de quedarse con el cargo del joven edil del PRO.

Con esta salida, hoy, el bloque mayoritario está compuesto por tan solo cuatro ediles, pasando a ser la primera minoría, mientras que el PJ, con cinco ediles, tiene la superioridad en el HCD.

Sin embargo, esta no fue la única embestida que sufrió el varisquismo: recientemente también se conoció que el intendente Sergio Varisco fue suspendido de su afiliación en la UCR nacional.

Esa resolución lleva la firma del presidente del comité nacional, Alfredo Cornejo, y no cayó nada bien en el sector de Varisco, ya que, junto con las declaraciones de la ministra Bullrich, como de otros funcionarios nacionales, fue tomada como una sacada de escalera y una soltada de mano por parte de la dirigencia tanto del radicalismo como del PRO.

Frente a esta decisión, Varisco y su sector, arremeten, dando un portazo del sello partidario Cambiemos y armando su propio partido con el cual darán pelea en el 2019.

La embestida se realiza mientras el intendente y varios de sus funcionarios esperan la definición judicial de su, hasta aquí, muy compleja situación procesal con respecto a la gravísima causa que los tiene como procesados por narcotráfico.

Asimismo, desde el varisquismo proviene la información de que varias de las actuales autoridades partidarias del comité capital darían un paso al costado del centenario partido radical.

Entre los que no seguirían se encuentra el actual presidente de la UCR Paraná, Walter Rolandelli, aunque este no sería el único.

Rolandelli estuvo en la formación del nuevo sello partidario vecinalista del varisquismo, el cual se encuentra inscripto en el Tribual Electoral bajo la denominación “Proyecto Paraná”, y el abogado figura como el apoderado del mismo.

En principio, el presidente del partido fue el edil Carlos González, sin embargo, recientemente fue designada la madre del intendente, la funcionaria municipal Magda Mastaglia de Varisco.

Indudablemente, las consecuencias políticas e institucionales del megaescándalo judicial sin precedentes en Paraná ha dejado a más de uno del sector del intendente con la sangre en el ojo, mientras Varisco ya prepara su éxodo del radicalismo armando su propio sello partidario para competir en el 2019.


About the author  ⁄ sauce

Comments are closed.