Sin resentimientos: Julio Solanas, el candidato de Kueider para la fórmula

Para el secretario general de la gobernación, el candidato por Paraná tiene que ser Solanas, dejando afuera a Romero, Lauritto, Stratta y Bahillo; en el paquete de acuerdos, iría a Martín Uranga como vice de Bahl para “jerarquizar” el binomio y quedaría sorpresivamente afuera Gustavo Guzmán

Cuando faltan menos de 15 días para que Gustavo Bordet firme el decreto del desdoblamiento de las elecciones en Entre Ríos, comienzan las disputas para instalar nombres y las operaciones políticas para instalar candidatos a integrar la fórmula con el gobernador.

Muchos son los nombres en danza, como el del intendente de Concepción del Uruguay, José Lauritto, que ya supo ocupar el cargo tiene fuertes pretensiones de volver a hacerlo.

Algunos cercanos a Bordet, intentan convencerlo de que Lauritto es el socio ideal para la fórmula y destacan su honestidad, dejando entrever que son infundadas las denuncias en su contra por los supuestos contratos truchos en la legislatura entrerriana.

Los que impulsan la figura de Lauritto, resaltan el respeto que le tienen en toda la provincia y sostienen que incluirlo en la fórmula sería beneficioso para el gobernador tanto electoralmente como en la gestión.

Además, si Lauritto entra en la fórmula, sería funcional al gobernador, mientras que si queda afuera, Bordet corre el riesgo de que no participe y se vaya a su casa, amenaza que ante los ojos del gobernador le da ventaja sobre los demás.

Otros apuntan a Juan José Bahillo como el mejor compañero para Bordet, por la excelente relación que ambos mantienen y porque el diputado nacional ha cumplido con todos los deberes que el gobernador le encarga en el congreso de la nación.

Si bien el acatamiento de los pedidos de Bordet hizo a Bahillo uno de los blancos de feroces críticas, el gualeguaychuense es conciente de que su obediencia le hizo sumar puntos con el sector del gobernador, y principalmente con Bordet.

Es por eso que el diputado nacional se autoimpulsa para integrar el binomio, algo que al gobernador no le disgustaría, porque sabe que también él le sería funcional.

Hay también quienes promueven a Laura Stratta. La ministra de Desarrollo Social cuenta con el apoyo de sectores de la juventud y cuenta con la fuerte estructura de Acción Social, además de ser hoy la jefa política del departamento Victoria.

En el departamento Paraná, dirigentes del interior de la provincia y desde el sector del vicegobernador Adán Bahl, afirman que la ministra de Gobierno, Rosario Romero, es quien reúne las condiciones necesarias para acompañar al gobernador.

A pesar de eso, la ministra también acumula detractores, como en las filas del kirchnerismo, en donde mantiene enfrentamientos con Sergio Urribarri, Julio Solanas, Gustavo Guzmán, Martín Uranga y Pedro Báez, entre otros.

Su designación en la cartera de Gobierno, desplazando a Mauro Urribarri, y sus posteriores decisiones al frente del ministerio, provocaron divisiones y diferencias entre sectores del justicialismo.

Por eso, quienes pretenden que el peronismo vaya unido a las elecciones del año próximo apuntan a Julio Solanas.

Entre ellos se encuentra el secretario general de la gobernación, Edgardo Kueider, quien considera que el diputado nacional es necesario para sumar al kirchnerismo y por eso opera abiertamente para instalarlo como candidato a vicegobernador.

Mientras que la ministra no suma votos porque ya está dentro del gobierno de Bordet, Solanas está en la vereda de enfrente y atraería a los kirchneristas.

Además de integrar al kirchnerismo, hoy esquivo y crítico al gobernador, la vicegobernación de Solanas cerraría el eje Concordia-Paraná, y dejaría fuera de escena a Rosario Romero.

Aunque hacia fuera Kueider y Romero quieran disimularlo, es conocida en los mentideros de Casa de Gobierno de ambas oficinas la pelea a brazo partido que los dos funcionarios mantienen por el poder y es sabido que cuando hay actos o reuniones, a donde va uno, no va la otra, y viceversa.

Es sabido en la secretaría general de la gobernación que si Romero es la vicegobernadora y Bahl el intendente, a Kueider lo mandan al desierto con una cantimplora llena de sal.

También con Lauritto está enfrentado Kueider, ya que el intendente de Concepción en alguna oportunidad le pidió al gobernador que el secretario no actuara como intermediario con los funcionarios.

Así como, salvo Gómez Tatau, hay muchos que se la tienen jurada y lo quieren hacer cobrar a Kueider, este como buen árabe, también se la quiere cobrar a Lauritto.

Por otra parte, en los pasillos de la vicegobernación se comenta que Solanas también tiene el visto bueno de un sector interno del bahlismo y algunos muy cercanos al vicegobernador afirman que el mismo Bahl quiere que el diputado nacional integre la fórmula a la gobernación porque le resolvería los problemas internos en Paraná y garantizaría la penetración en los barrios, mientras que él se dedicaría al centro de la ciudad.

Este punto de vista, que se comenta por lo bajo para evitar enfrentamientos con Rosario Romero, evitaría que Bahl reciba en las urnas el pase de factura del justicialismo por la derrota en la ciudad en las elecciones de 2015, en las que el sector del vicegobernador fue acusado de no haber trabajado para la reelección de Blanca Osuna.

También se escucha muy fuertemente que, si el compañero de fórmula de Bordet para la gobernación es el del diagrama de Kueider, el acompañante de Bahl para la intendencia sería un solanista.

En ese sentido, los mentideros cercanos al secretario general de la gobernación apuntan a jerarquizar la fórmula con la presencia de Martín Uranga, que acompañó de mala gana a Blanca Osuna en 2015.

Es más, Uranga es quien oficia de nexo entre Solanas y Kueider y en los momentos más duros de la pelea entre el diputado nacional y el sector del gobernador, el ex concejal y el secretario general de la gobernación mantenían largas charlas.

Al igual que Kueider, Uranga está fuertemente enfrentado con Romero, tanto que cuando la ex diputada asumió al frente del ministerio de Gobierno, el solanista renunció a la secretaría de Justicia.

Uranga sería entonces la pata solanista en la fórmula municipal, porque mientras que muchos suponían que sería el mano derecha de Julio Solanas en la militancia de Paraná, el diputado provincial Gustavo Guzmán, es la palabra “jerarquizar”, incluyendo a Martín Uranga en la fórmula, la que golpea fuertemente en el corazón del solanismo.

En plena etapa de negociaciones por los armados, Bahl condiciona su candidatura porque sugiere varios nombres en distintos lugares de la provincia para intendencias, juntas de gobierno, concejalías y en la Legislatura.

De todos modos, en el justicialismo saben que el vicegobernador terminará siendo el candidato por Paraná, ya que no lo ven con uñas como para pelearle a Bordet la gobernación en 2019, aunque sí lo hará en 2023, previo armado de una estructura provincial que lo acompañe.

A días de la definición de la fecha de elecciones, sorprende a muchos que sea Kueider el principal promotor de la figura de Solanas para integrar la fórmula, ya que ambos estuvieron fervientemente enfrentados.

Es más, el diputado nacional, alguna vez dijo públicamente y hasta lo llamó telefónicamente para decirle que en cuanto se cruzara con el secretario general de la gobernación lo iba a “cagar a trompadas”, pero eso quedó muy atrás.

Si bien Kueider y el ex gobernador Urribarri han tenido fuertes diferencias, ahora ambos coinciden en el impulso a Solanas, aunque en la fórmula uno lo quiere en segundo lugar y el otro en el primero.

Incluso, Kueider, “usando” a otros operadores ya logró sentar juntos a Bordet y Solanas, y hablaron de la vicegobernación. A partir de ese momento, el diputado nacional bajó los decibeles de las críticas hacia el gobernador.

Solanas también pone condiciones y aceptaría la candidatura a la vicegobernación solo si las elecciones son en conjunto con las nacionales, pensando en Cristina Kirchner como candidata a presidenta.

El diputado nacional sería la síntesis del acuerdo entre el sector de Bordet, el urribarrismo y todos los sectores del justicialismo, aunque algunos dicen que Solanas ya está grande.

Habrá que esperar hasta el 15 de diciembre cuando se realice el acto de Urribarri en Villaguay, que muchos anticipan como el lanzamiento de su candidatura a la gobernación.

Notas relacionadas:

Cresto habló de los posibles compañeros de fórmula de Bordet: Lauritto, Solanas y Romero

Bordet se va quedando sin compañero de fórmula: Solanas citado por la justicia por una causa del 2006

Fracasada la posibilidad de integrar la fórmula del PJ, el solanismo peleará el kiosquito de Paraná


About the author  ⁄ sauce

Comments are closed.