Hantavirus: El Malbrán denuncia que el ajuste de Cambiemos en Salud generó el brote

En tres años, Cambiemos recortó más del 30% de los recursos para el instituto de referencia nacional sobre enfermedades infectocontagiosas.

El brutal ajuste que lleva adelante la administración de Mauricio Macri en el área de salud provocó, en esta oportunidad, la muerte de 12 personas por Hantavirus y más de una veintena de casos confirmados. A la degradación del Ministerio de Salud a Secretaría, el desmantelamiento de áreas abocadas al control y evaluación epidemiológica y el achicamiento del Estado, se sumó el recorte de casi el 30% del presupuestario del Instituto de Salud Carlos Malbrán, donde se realizan el diagnóstico, tratamiento y profilaxis de enfermedades infectocontagiosas.

En los tres años de macrismo, el Instituto sufrió el recorte de la mitad de su presupuesto, no incorporó personal a su planta y en el último año casi no pudo comprar nuevos insumos debido a los errores económicos del Gobierno para controlar el dólar. Además, para atender la demanda que genera el estudio del Hantavirus, la Institución abocó gran parte del personal, lo que generó, si llega a generarse otra epidemia – como puede ser un nuevo brote de dengue como hace dos años –, incertidumbre para su tratamiento.

Además, eliminaron el inciso, dentro del presupuesto con el que cuenta el Malbran, destinado a la refacción y realización de obras. La situación es crítica y desde ATE denunciaron que los investigadores, médicos y científicos del lugar tienen “una mordaza sanitaria” que no los deja hablar con los medios sobre lo que pasa en el día a día.

En diálogo con El Destape, el secretario adjunto de la Comisión interna de ATE en el Malbrán, Fabián Martín, detalló que “el recorte viene desde el 2016″. En esa línea, agregó que “el año pasado no se pudieron hacer las compras de insumos porque, como la licitación en el Estado tarda entre cuatro y cinco meses, cuando se hizo la primera compra, el dólar estaba 18 pesos y cuando se terminó, estaba a 30 y los proveedores no entregaron nada”. Ésto se repitió en la segunda compra, que “se inició con un dólar a 30 y a la semana estaba 40, entonces no se presentó nadie”.

Por eso enfatizó que “no entraron insumos” al Instituto ya que todo lo que se utiliza es importado y apuntó que el Ministerio de Salud y Desarrollo Social decidió otorgar “un 13% de aumento presupuestario, cuando la inflación llegó al 50%”, por lo cual el ajuste este año se sentirá más que otros años.

En materia salarial, el representante gremial alertó sobre los bajos salarios de los profesionales, ya que “un técnico recién ingresado cobra 14 mil pesos, mientras que un científico que recién ingresa a la carrera, cobra menos de 25 mil pesos”, frente a una innumerable cantidad de requisitos exigidos para ingresar al Instituto. Estos sueldos se enmarcaron en las últimas cifras que brindó el INDEC, que indicó que una familia tipo necesita más de 20 mil pesos para no ser pobre.

Por el ajuste presupuestario, el Gobierno decidió “no terminar un laboratorio que a mediados de 2015 estaba casi listo y es donde se iba a estudiar el síndrome urémico hemolítico” y aseguró que “desde 2016 que están paralizadas las obras”. “Nosotros necesitamos mantenimiento constante, provisión de materia eléctrica hasta reparaciones básicas pero no hay dinero, entonces todo ese tipo de estructura nueva que necesita la institución y el mantenimiento no se está realizando desde hace tres años”,puntualizó Martin.

Asimismo, advirtió que “es constante el ajuste” y reveló: “Cuando fuimos a hablar con las autoridades del ex Ministerio de Salud, cuando estaba Jorge Lemus y ahora con Ricardo Rubinstein, nos dijeron que tienen las manos atadas porque las asignaciones y ampliaciones presupuestarias las decide el Ministerio de Modernización”.

Según un informe de Soberanía Sanitaria, entre el 2016 y 2019, el presupuesto destinado para el Malbrán desde el ex Ministerio de Salud se redujo el 37.73%; el programa de investigación, desarrollo y servicio en virosis humana en ANLIS se bajó casi un 28%; el programa de prevención y control de enfermedades endémicas, se disminuyó 72% mientras que el área de prevención epidemiológica y control de enfermedades aguadas se recordó el 80%.

La epidemia del Hantavirus no es casual, sino causal

El Malbrán es el centro de referencia nacional de enfermedades infectocontagiosas y donde las muestras de Hantavirus se llevan para analizar si son positivas o si el virus mutó. Gracias al trabajo de los científicos e investigadores, el laboratorio destinado a eso “está trabajando bien, a demanda y se cumple con todo lo que se tiene que cumplir” pero existe una situación que será inevitable si el Ministerio no toma con seriedad el tema: “No se sabe, en el futuro, si se podrá seguir respondiendo a este tipo de demanda y sobre todo si aparece una nueva epidemia”.

“Nosotros no podemos garantizar que de acá a futuro, si surge otro brote como el dengue, que ya aparecieron casos, podamos dar una respuesta sólida como ahora”, dijo el representante de ATE. Por eso advirtió por la “gravísima” situación y remarcó: “Respondemos como trabajadores del Estado protegiendo a la población, lo hacemos como podemos y estamos respondiendo de manera sólida, llevando gente de otros laboratorios para trabajar en Hantavirus”. Sin embargo, alertó que deben utilizar “material de otros laboratorios para que se haga el estudio correspondiente y no se repone lo que se saca, por lo que es la manta corta”.

En ese punto, aseveró que “no se sabe cómo se va a responder a diferentes brotes o enfermedades que surjan si el Gobierno no hace el aporte que tiene que hacer”. Por eso, sentenció: “Si no actúa el Estado, vamos a tener un problema grave”.

Asimismo, el secretario adjunto de ATE en el Instituto indicó a El Destape que “todo ésto tiene un origen, que es la desaparición del Ministerio de Salud”. Incluso “un poco más atrás, cuando en el 2016 vaciaron la Dirección nacional de Vectores recortándole el 80% del presupuesto al área destinada al estudio de vectores, que son los que trasladan un virus o parásito”.

En ese punto, explicó que, “cuando desmantelaron la Dirección, se perdió el control de la evolución biológica que tienen este tipo de animales y el control de la epidemia” y remarcó que “en Chubut deberían estar trabajando grupos de la Dirección Nacional de Vectores, pero no pueden porque la desmantelaron”.

Además, contó que en 2018 el Ministerio de Ambiente desmanteló la unidad de biólogos encargada de analizar la evolución de la rata colilarga y la zona andina. Además, “echaron a 75 brigadistas del fuego y afines del Parque Nacional que en estos momentos deberían estar trabajando en la región desmalezando, verificando si hay ratas o no, trabajando en el territorio”.

Antes estos precedentes, la epidemia del Hantavirus que ya provocó al menos 12 muertos, más de una treintena de infectados y cientos de casos sospechosos, no surgió de la noche a la mañana: se dieron las condiciones para que el virus no se controle y el principal responsable es el Gobierno de Cambiemos.

Hay una ausencia total del Estado”, dijo Martín y detalló: “No invierten en salud y menos en prevención, por eso suceden estas cosas”. El delegado remarcó que “mientras (el ministro de Hacienda, Nicolás) Dujovne se ríe por el ajuste que hacen en la administración pública y Andrés Ibarra decía que estaban sacando la grasa del Estado, están desmantelando el sistema de salud público”.

About the author  ⁄ sauce

Comments are closed.