El presidente Alberto Fernández reiteró este jueves, recién llegado de la gira por Estados Unidos, que su «preocupación no pasa por ser reelecto» sino por «que no vuelvan al poder quienes nos dejaron esta deuda maldita con el Fondo Monetario Internacional».

Alberto Fernández: «Mi preocupación no pasa por ser reelecto»© Adrián Pérez

“Mi prioridad no es ser candidato, mi prioridad es que gane el espacio”, aseguró el mandatario en una entrevista con Radio Perfil, donde planteó que «para ganar las elecciones, hay que democratizar el espacio” del Frente de Todos. La intención del Presidente sería que la alianza oficialista dirima la candidatura en la PASO.

En ese sentido, advirtió sobre los daños que genera «el juego de las internas, de la política», dado que «a veces caemos en lugares donde no debemos caer en vez de prestarle más atención a otros temas». 

«No hay que sumar agresión en la interna nuestra y nadie debe ser descalificado. Una de las cosas que se reclama es el respeto en la disidencia«, insistió, en respuesta a las críticas que recibe en el último tiempo de parte de distintos dirigentes de La Cámpora.

Javier Milei, «una amenaza a la democracia»

La advertencia del mandatario sobre la necesidad de dejar de lado las agresiones y trabajar juntos de cara a los comicios de este año adquiere especial relevancia cuando, dentro de las opciones electorales, se encuentran candidatos como Javier Milei, a quien Fernández describió como «una amenaza a la democracia».

«Los totalitarios se valen de la democracia para acceder al poder. Hay que abrirle los ojos a la gente y advertir que, por muy desalentada que esté, esos caminos no son saludables para el país ni para una sociedad, definitivamente», subrayó. 

El dictador genocida Adolf Hitler, recordó sobre este punto, «no llegó en un golpe de estado, llegó votado por los alemanes».

Las sociedades, consideró Fernández, «están polarizadas en todo el mundo» y esto ha dejado una insatisfacción que se traduce en un enojo con la política. 

«Todo lo que se demuestre antisistema acumula, y todo eso polariza. La paralización lleva años en la Argentina, y no es un fenómeno argentino, se da en todo le mundo», observó en ese sentido.

Encuentro con Joe Biden

En otro tramo de la entrevista, el Presidente destacó que el encuentro bilateral con su par de Estados Unidos, Joe Biden, «fue necesario y muy útil para nosotros». 

«Hacía mucho tiempo que buscábamos vernos en una visita oficial», reconoció el mandatario, que hasta el momento solo había podido intercambiar opiniones con su par estadounidense en distintos foros internacionales, sin tener la oportunidad de reunirse a solas. 

Lo «mejor» que tuvo la reunión de este miércoles, remarcó el mandatario, «es que en exceso superó lo protocolar».

«Fue un encuentro de trabajo donde pude contar las dificultades que tenemos, las necesidades que tenemos de que nos acompañen en los organismos de crédito, como el FMI, como han hecho hasta aquí», señaló.

Y agregó, sobre otro de los motivos que impulsaron la reunión: «Necesitamos de inversores privados para poder explotar mejor los recursos» naturales del país.

Asimismo, el Presidente se refirió a los puntos de contacto con el líder de la Casa Blanca y aseguró que «Biden expresa una mirada claramente keynesiana de la economía y en eso el peronismo y Biden se parecen».

«Tenemos una mirada muy afín. Los dos compartimos una lógica keynesiana de la economía y eso nos vincula. Él tiene esa mirada de que ambos heredamos de nuestros predecesores una economía muy maltratada«, explicó.

Y concluyó: «Con Biden tuvimos una mirada claramente en común en el sentido de que la Argentina tiene un futuro de prosperidad evidente y que está pasando un mal trance por la sequía, pero ese futuro próspero y eminente hay que potenciarlo«.

La foto con el Presidente de Estados Unidos era una figurita difícil para Argentina, que se entorpeció luego de que Biden suspendiera el primer encuentro programado en julio pasado porque estaba atravesando un cuadro de Covid-19. Las agendas ajetreadas de los presidentes la postergaron ocho meses, y llegó recién este miércoles 29 de marzo de 2023, año electoral en Argentina.

%d