Compartir

El presidente municipal, Pablo Soreira, se presentó en sede la comisaría de esa localidad, para denunciar que los daños en las piletas recreativas fueron obra de vándalos. Fuentes policiales consultadas por FEDERAL AL DÍA, aseguraron que los deterioros detectados se correspondían con desgastes o mala calidad de los materiales usados para la construcción.

En la cuenta de Facebook del municipio de Sauce de Luna, se había publicado que “pese a los comunicados y advertencias realizadas, hoy lamentamos comunicarles que han vuelto a romper las piletas recreativas que con tanto sacrificio fueron una realidad, lamentamos tener que hacer la denuncia respectiva a la Comisaría local dejando a su disposición las acciones necesarias para respetar la zona siendo éstas un peligro que se quiere evitar”. Las pericias e investigaciones policiales habrían descartado totalmente la participación de vándalos en los sucedidos con las piletas, y que lo ocurrido habría sido por defectos de construcción o la utilización de malos materiales.

“Nos duele profundamente que no se cuide como sociedad estos espacios materiales que benefician a todos.
Cuidemos y no permitamos tales atrocidades”, terminó manifestando la publicación. Con el paso de las horas se habría determinado, sin lugar a dudas, que los daños materiales observados no se debieron a la intervención maliciosa de personas, sino a que alguien piso los bordes y estos cayeron al fondo de la pileta. Esto se habría corroborado cuando personal de la fuerza apoyo un pie en esos bordes, desprendiéndose el material por las fallas de construcción o deficiencia de los materiales.

Vecinos del lugar no habrían visto a algún extraño ingresar al lugar, y la policía no encontró indicios de que hayan entrado; por lo que se descartó absolutamente de que se haya tratado de un hecho vandálico, tal como se intentó instalar. (Federal al Día)

%d