Tres familias de San Luis habían planificado sus vacaciones en Entre Ríos y alquilaron una casa quinta en La Picada para descansar. Para señar la casa habían entregado 130 mil pesos a un corredor inmobiliario y lamentablemente fueron estafados.


El damnificado, González, señaló que “cuando llegamos a la casa alquilada nos dimos cuenta que nada era como lo pactado. En teoría la propiedad contaba con cuatro habitaciones, varias camas de dos plazas, camas para una persona; pero en realidad había pocas camas y después colchones para dormir en el piso”.

“La casa estaba muy sucia, fuera de mantenimiento nada que ver a lo que nos habían ofrecido”, expresó el hombre al resaltar que la quinta “era administrada por un corredor inmobiliario cuya matricula era 497 y se llama Carlos Marcelo Pinto”.

“Tras ser engañados lo llamamos y le pedimos que nos devuelva el dinero entregado, 132 mil pesos, pero él quería cobrarnos más cosas como la luz y mantención de la pileta”, expresó al tiempo que agregó que le volvieron a pedir el dinero, pero “solo nos devolvió 60 mil pesos de los 132”.

“Realizamos una exposición en la Comisaría y el corredor se comprometió a darnos el dinero que faltaba pero pasaron varios días y dejó de atendernos el teléfono por lo que decidimos realizar una denuncia formal y llevar a cabo acciones legales con abogados.”

“Fue una mala experiencia, esta persona nos ocasiono un daño muy importante”, cerró.