“Sus amigos dicen que se metió a defender a alguien. Y que eran 8 personas las que los atacaron”, explicó su mamá, quien expresó que para comunicarse “nos escribe en papel o por Whatsapp”.

Tomás Gonem, un santafesino de 19 años, sufrió doble fractura de mandíbula durante una pelea en la playa de uno de los paradores del momento en Pinamar. El joven había llegado el 2 de enero a la ciudad. Ahora está internado en el Hospital Italiano de Rosario y no puede hablar. “Nos escribe en papel o por Whatsapp”, dijo su mamá, Fernanda Bulla.

No está claro cómo empezó la pelea. “Sus amigos dicen que se metió a defender a alguien. Y que eran 8 personas las que los atacaron”, explicó. Tomás es de la localidad de San Lorenzo.

El episodio ocurrió el miércoles entre las 19 y las 20. Primero, Tomás fue llevado al hospital local de Pinamar. Permaneció allí bajo la custodia de un adulto [el padre de un amigo que lo alojó en la localidad]y a las 6 de la mañana del jueves su madre llegó en una ambulancia que le facilitaron desde la comuna y el sindicato de trabajadores municipales.

“Ahora estoy enfocada en la recuperación de mi hijo. El postoperatorio es muy largo. Dicen los médicos que para estar bien al menos van a pasar 4 meses”, precisó.

Autoridades locales no tuvieron esos días reporte policial del episodio. La cirugía está programada para esta semana. La obra social tiene que autorizar todos los estudios y los elementos que se usarán para la operación. Tomás necesitará de hierros y tornillos para su mandíbula.

Fernanda dijo al diario La Nación que el ataque ocurrió en la playa que pertenece a Boutique, el parador que está cerca del muelle. Las primeras versiones indican que había sido por la madrugada, pero ella lo desmintió.

Tomás vive con sus padres en la localidad santafesina y ayuda a su papá, que es comerciante. La madre agradeció la intervención del secretario de Salud de San Lorenzo, Mariano Soria, y del SITRAM, el sindicato de empleados, que le facilitó la ambulancia.

Tomás Gonem tiene 19 años y es de San Lorenzo; sufrió una brutal golpiza Foto cedida por la familia

Al parador de Pinamar suelen ir muchos jóvenes y adolescentes. Y se hacen afters todas las tardes. El punto de mayor convocatoria fue el jueves 6 de enero, cuando tocó el DJ Fer Palacios y hubo 2.000 personas